Iglesia de Santiago Apostol

La diseñó el ingeniero Larramendi, autor del trazado urbano del “nuevo” Guardamar posterior a los terremotos de 1829.

Se trata de un edificio neoclásico de tres naves, inacabado según el proyecto original. Destaca la alta torre sobre la puerta de acceso, y un ábside, poligonal, sobre el crucero no construido. Iniciada su construcción en 1845, se consagra al culto en 1892, pero no se finaliza hasta 1910. En los años 60 se realizan reformas en el templo, de las cuales destaca al ampliación de la torre-campanario y el enlucido del revestimiento exterior, que oculta la fabrica de piedra.

En su interior se conservan algunos bienes rescatados de la antigua Parroquia, situada en la desaparecida villa amurallada,  como algunos lienzos, piezas de orfebrería e imaginería (San Jaime Peregrino y Ntra. Sra. del Rosario). Existen también algunas piezas de escultura de mediados del siglo XX de buena calidad.